28 de enero de 2010

Jason Reitman. "Up in the air"


George Clooney encarna en esta ocasión a un ejecutivo, cuyo trabajo consiste en despedir a trabajadores de diversas empresas. Para ello, tiene que volar casi todos los días del año. Le gusta su vida independiente, que le permite ir ligero de equipaje y sentirse libre de ataduras, tanto materiales como afectivas. Pero todos sus esquemas se tambalearán cuando conozca a su alter ego femenino y a una joven, recientemente fichada por su empresa, que pretende instaurar un sistema para despedir a la gente por videoconferencia, ahorrándose los costes de viajes.

Jason Reitman, director de dos grandes películas, llamadas “Gracias por fumar” y “Juno”, tiene un estilo divertido y desenfadado que me gusta mucho. Como guionista, le gusta tratar temas controvertidos, como el tabaco y el aborto. En este caso se atreve con el tema de las relaciones humanas. La familia, los amigos, el/la novio/a, el cónyuge, los compañeros de trabajo… ¿nos convienen o es mejor evitarlos? Las películas que dan que pensar y provocan un debate con tus compañeros espectadores, me atraen cada vez más. Es curioso que en una sociedad, donde las formas de comunicarse se han multiplicado, sea más frecuente la soledad. Podemos estar rodeados de personas, pero no tenemos amigos de verdad.

Los actores están estupendos en sus papeles y protagonizan muy buenos diálogos. La puesta en escena resulta menos fresca que en las películas anteriormente citadas, pero se trata de una tragicomedia valiosa, muy por encima de la media.

Este viernes estrenan “Invictus”, la nueva película de Clint Eastwood, que no pienso perderme.

25 de enero de 2010

Álvaro Pombo. "Aparición del eterno femenino"


Nos movemos en los años de la posguerra civil española. Dos primos, el Chino y el Ceporro (que es el Rey), terminan un curso de diversión y suspensos. Están en la preadolescencia. Ante ellos se abre un verano en el que los separarán para que estudien. En medio de todo, aparece Elke, una refugiada alemana, acogida por su tía. La galería de secundarios es variada y simpática.

La novela trata el paso de la infancia a la adolescencia. No es un libro para niños, aunque la historia es divertida y ágil. Pero el gran éxito de Pombo es su modo de narrar. El Ceporro nos cuenta lo que pasa, desde su punto de vista, y sus observaciones son muy curiosas. Las frases se suceden con desorden, llenas de incorrecciones, utilizando una jerga adolescente, con avances y retrocesos. Al principio me costó un poco acostumbrarme al estilo, pero acabó encantándome. No conocía a este autor, pero ha sido una buena experiencia, que puede que me lleve a repetir con él.

21 de enero de 2010

Guy Ritchie. "Sherlock Holmes"


Guy Ritchie era hasta ahora un director que tenía en su haber una maravilla llamada "Snatch: Cerdos y diamantes", protagonizada por un Brad Pitt soberbio, haciendo de gitano (aunque cueste creerlo). Aquello nos situa en el año 2000. ¿Y desde entonces que había hecho? Unas cuantas películas sí, pero sin el acierto de aquella, aunque dejando un estilo personal que prometía. Con la nueva adaptación de este mítico personaje ha vuelto por sus fueros, en el buen sentido.

Nos encontramos con una película simpática, que te hace sonreir en varios momentos, que juega contigo como quiere, llevándote de aquí para allá, con un buen guión, propio de las buenas historias de misterio, con un ritmo que no para de cambiar, pero que hace que las dos horas y pico se te pasen en nada. La acción, el humor, la investigación, el romance... todo junto y también revuelto, pero con estilo. ¿Y la música? Acompaña con acierto, que es lo que tiene que hacer.

Los actores logran crear unos personajes con los que te apetece repetir. Entre Robert Downey Jr. y Jude Law hay una química increible, son como el perro y el gato, dos amigos que se llevan a muerte, pero que son inseparables. Sherlock se nos muestra como un hombre desordenado, poco social, gamberro, un poco prepotente y buen luchador. El malo (Mark Strong) está ahí, no lo hace mal, pero tampoco se sale, ya que tampoco le dejan. Y Rachel McAdams hace de mujer moderna, y no de princesa y en apuros, algo que no cuadraría en la película, aunque su interpretación no es del todo redonda.

Por último, mi travieso amigo Guy nos enseña como le gusta manejar la cámara: con planos cortos, movimiento constante, uso magistral de la cámara lenta... La ambientación de Londres está muy lograda y la escena final en el Puente es una pasada.

Habrá secuela, y yo me alegro por ello.

18 de enero de 2010

Markus Zusak. "La ladrona de libros"


Desde el punto de vista de la "muerte" como narrador, nos encontramos con una cara menos habitual de la II Guerra Mundial. El libro es duro, estamos en plena guerra mundial, pero consigue arrancarte tiernas sonrisas. Liesel Meminger, una niña que es adoptada por una modesta familia (Hans y Rosa Hubermann) de Molching (Berlín), es la ladrona de libros. No sabe leer, pero su padre adoptivo, cariñosamente, le va enseñando. Ella tiene siempre presente dos cosas en su vida: esas lecturas con Hans, en el sótano de la casa de Himmelstrasse, y la prematura muerte de su hermano de seis años, en el tren que los conducía hacia una nueva vida.

La novela es lenta. Narra el dia a dia de una familia alemana opuesta al regimen nazi, en medio de los bombardeos, la escasez de comida, los traslados de judios a campos de concentracion y demas avatares de la guerra. Liesel no pierde en ningun momento la inocencia de niña, que no comprende la diferencia entre judios y alemanes, ya que para ella todos son iguales; máxime cuando un amigo de la familia, judio, pasa una larga temporada escondido en el sotano de su casa.

Siempre me han gustado mucho los libros que versan sobre este tema y reconozco que este es un estilo diferente. Un buen par de tijeras lo habrian hecho menos pesado (tiene mas de 500 paginas), pero, en cualquier caso, os animo a su lectura a aquellos que os guste el tema.

13 de enero de 2010

Ken Follett. "Papel moneda"


Es el primer libro que leo de este autor y casi con toda probabilidad será el último. Se trata de una serie de historias entrecruzadas, que tienen como eje común la redacción de un periódico. Todo ocurre entre las 8 de la mañana y las 5 de la tarde. Politicos corruptos, yuppies infelices y solitarios, ladrones de poca monta... Los personajes estan vagamente retratados, muy estereotipados; el malo es muy malo, el tonto muy tonto, y el idealista muy idealista. El final es tambien un tanto descafeinado. Podia acabar donde acaba, como podia seguir. En resumen, no lo recomiendo. Mal comienzo, por mi parte, con Follet.

No es nada del otro mundo, pero es el principio de mi colaboracion!!!

11 de enero de 2010

James Cameron. "Avatar"


Cuando una película tiene mucho éxito, la gente tiende a criticarla especialmente. ¿Será por envidia? ¿Será para remarcar que nosotros somos distintos de la muchedumbre? Francamente, no lo sé. Pero yo voy a romper una lanza por esta obra de arte cinematográfico.

Creo que todos estamos de acuerdo en que visualmente es espectacular. Pero la gente dice esto como si fuera algo poco importante. Vamos a ver, el cine es un espectáculo basado en la imagen. ¿Como me puedes decir entonces que la belleza visual es una característica poco importante en una película?

Después están los que dicen que tiene un guion muy previsible. ¿Y que? ¿No lo tenían también otras grandes películas de la historia del cine? Yo he visto algunas películas más de una vez, y más de dos. El argumento ya me lo sabía. ¿Porque las veía entonces? Pasándonos a otro campo, yo he releído un par de libros. ¿Porque lo hago, si ya me sé toda la historia?

Sí que admito que el trabajo de los actores no es de primerísimo nivel. También me gustó más la versión 2D, pues creo que lo del 3D es un sablazo y aún no está lo suficientemente desarrollado. Algún pero tenía que tener. No digo que sea la mejor película de la historia, pero sí una gran película.

Yo, gran amante de los datos, os voy a dar uno que habla por sí sólo. A día de hoy es la 2ª película más taquillera, en todo el mundo, de la historia del cine. Y eso no se consigue facilmente.

Trailer

7 de enero de 2010

"Tonto el que no lea" cumple su primer año


Tal día como hoy, hace un año, yo hacía la primera entrada de mi primer y único blog. Lo había ido pensando todo durante las fiestas: como sería, de que hablaría... Y, justo el día que acabaron, decidí embarcarme en esta aventura. Ni por asomo me esperaba lo que iba a vivir. Sin lugar a dudas, ha sido de las mejores cosas de este año. Conocer a tantos nuevos amigos y poder compartir con ellos está pasión por la lectura, ha sido algo excitante. A este nuevo año no le pido nada, porque seguro que me volveré a quedar corto. Espero que, como mínimo, lo pasemos tan bien como el anterior.

Como soy ingeniero hasta la médula, os traiga las estadísticas más importantes de este año. Aunque un puñado de cifras no alcanzan a dar una idea de la realidad.

Visitas: 8608.
Entradas: 86.
Comentaristas: 51.
Comentarios: 705.

En otro orden de cosas, ayer se pasaron por mi casa los Reyes Magos, y me dejaron estos 2 libros.


Daré buena cuenta de ellos en breve.

2 de enero de 2010

Propósitos para el 2010

Comenzamos un nuevo año blogueril, y lo hago con muchas ganas. Estos días he estado meditando sobre el futuro del blog y varias ideas han venido a mi mente. Las iré haciendo realidad poco a poco. Os adelantaré algunas:
- Cambiar la cabecera del blog. Este ya lo he cumplido. Espero que os guste tanto como a mi. La voy a dejar unos días, y ya veremos sí se queda más tiempo. Siento no cambiar el fondo negro, como varios de vosotros deseaba; pero eso no es negociable.
- He fichado a una colaboradora, que realizará algunas reseñas. La conocereis con el sobrenombre de "soeur". Aprovecho para darle las gracias desde aquí de todo corazón.
- Ser un poco más flexible con las entradas. Y para demostrarlo, en esta os voy a poner la imagen de mi pocoyó. Según mi familia, está bastante conseguida.
- Hacer entradas de películas, mi segunda pasión después de la lectura.
El resto ya las ireis viendo. Espero que este año lo pasemos, como mínimo, tan bien como el anterior.