28 de noviembre de 2010

Emilio Salgari. "Los tigres de Mompracem"

Sandokan, el "Tigre de Malasia", y sus piratas, los "Tigres de Mompracem", viven aventuras a través de los mares, cerca de su querida isla. Su enemigo principal es la marina inglesa, con la que sufren una suerte incierta.

El primer libro de este intrépido pirata es el comienzo de una saga muy exitosa. El personaje, a pesar de ser el "malo", logra convertirse en nuestro ídolo por su valentia, integridad y lealtad. La historia no es la mejor pero engancha. En ningún momento te esperas el siguiente paso. Se lee con facilidad, ya que el estilo del autor atrae poderosamente.

Si te gustan los libros de aventuras, te aconsejo que te des una vuelta por las selvas de Borneo, con mi buen amigo Salgari.

22 de noviembre de 2010

David Yates. "Harry Potter y las reliquias de la muerte. 1ª Parte"

No voy a ser objetivo, porque no puedo ser objetivo. Soy fan de la saga literaria de Harry Potter. Y este último libro me hizo pasar momentos apasionantes. Así que la comparación que hace mi mente va a ser siempre odiosa. Porque el nivel que me espero -inconscientemente- es bastante alto.

La película es mejor que la anterior, algo no muy complicado. Es bastante fiel al libro, lo que deriva en un guión que no está mal. El director hace un buen trabajo de ambientación y puesta en escena. Los actores van mejorando conforme avanza la saga. Pero (lo siento, este "pero" era inevitable) la intensidad dramática que requieren ciertas escenas no está muy lograda. En algunos momentos de la historia, cuando leía el libro, el texto conseguía hacerme sudar, ponerme el corazón a mil por hora, que alguna lágrima quisiera salir a la superficie... Y eso la película no lo ha conseguido en ningún momento. Miento, con la escena en la que Hermione narra la "fábula de los 3 hermanos", me hizo disfrutar de lo lindo.

Ha sido entretenida, ya que me ha servido para recordar una historia que me encanta.

14 de noviembre de 2010

Miguel Delibes. "El príncipe destronado"

Escribo esta reseña con un poco de pena. Pena porque este escritor español me encanta. Pero tengo que ser honrado y decir que esta novela suya no me gustó en absoluto. Me sorprende saber que es un libro tan recomendado a los niños en los colegios, porque yo me aburrí como una ostra. Y luego se quejan de que los crios no le cojan afición a la lectura.

La historia trata del hijo pequeño de una familia numerosa, que ve como pierde su condición de benjamín, al nacer su hermano pequeño. El chaval cree que llamando la atención logrará que no lo "destronen". Por mi parte, consiguió que yo acabara aborreciéndolo. Tampoco me convencieron ninguno de los otros esquemáticos personajes.

¡Habiendo tan buena literatura juvenil!

9 de noviembre de 2010

Frederick Forsyth. "Odessa"

Es un secreto a voces que este es uno de mis autores favoritos. En esta ocasión Forsyth nos sitúa en la Alemania de la postguerra, donde un periodista investiga a ciertos nazis que han quedado impunes de sus delitos.

Escrito con la agilidad que le es propia, el autor te lleva de la mano por una historia que te atrapa. El protagonista tiene su punto, pero a mi no me acabó de convencer del todo. El tema central sobre el que gira el argumento es que toda acción tiene sus consecuencias. En una época donde se defiende tanto la libertad, no está mal recordar que esta siempre tiene que ir unida a la responsabilidad.

Tiene mejores libros, sin duda, pero este tampoco está mal.

1 de noviembre de 2010

David Fincher. "La red social"

Una obra maestra. Lo digo rotúndamente. Ya sé que cuando dices algo así, la gente se imagina una película en blanco y negro, o un drama difícil de entender, que se desarrolla a un ritmo muy lento. Pero nada de eso, esta es moderna. Usa un lenguaje actual, jóven y dinámico.

David Fincher, el director, ha realizado una majestuosa puesta en escena, que sólo él podía y sabía hacer. Aunque el que se merece mi más sincera felicitación, es el guionista, Aaron Sorkin. Porque una historia tan difícil de contar, nos la ha narrado como si fuera lo más sencillo del mundo. Y esa es para mí una buena defición de genio: el que convierte en fácil lo difícil. Lo hace de una manera ágil, con cambios continuos de tiempo y situación, y con unos diálogos súper ingeniosos y elaborados. Los actores, jóvenes poco conocidos, brillan, pero no con demasiada intensidad.

Por añadirle ingredientes que la hagan más atractiva, diré que la trama nos muestra como se mueve el mundo de internet y de los negocios; y que toca (de forma acertada) temas tan interesantes como el poder, la ambición y las relaciones personales.