14 de marzo de 2011

Lincoln Child y Douglas Preston. "El relicario"

En las cloacas y túneles de Manhattan aparecen esqueletos que presentan anormalidades. La investigadora Margo Green, el teniente de policía D'Agosta y el agente especial del FBI Pendergast investigan los misteriosos asesinatos.

La historia es la continuación de El ídolo perdido. Se nota la redacción acertada de la pareja de autores de best-sellers. Los personajes son los mismos que ya consiguieron engancharme. La historia no es tan buena como en la primera parte, pero la complementa perfectamente. Aconsejable para el que haya vibrado con la historia de la bestia del museo, y prescindible para el resto.

7 comentarios:

  1. Pues el libro que andas ahora leyendo es el único de esta pareja de escritores que he leído yo aunque tengo muy claro que repetiré...me gustó tanto.

    ResponderEliminar
  2. Hola Hilario, coincidimos hablando de la gran manzana...y veo que el que lees ahora también tiene Manhattan como escenario...
    un saludo ;-)

    ResponderEliminar
  3. M, como ya lo estoy acabando, te puedo decir que "El ídolo perdido" es mucho mejor. Te lo aconsejo.

    Maribel, para cuando visite New York creo que ya me conoceré todo perfectamente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Hola, quiero invitarte a participar en mi blog http://masvisitasparalosblogsliterarios.blogspot.com/ con el que pretendo ayudar a crear más visitas a todos los blogs literarios, creando un lugar en el que el lector que desee leer un blog literario tenga un rincón solo dedicado a la literatura. Valen blogs dedicados a todo tipo de literatura, solo teneis que dejar la dirección de vuestro blog en un comentario o mandármelo por correo y yo lo añadiré en el blog. Espero que os guste la idea!

    ResponderEliminar
  5. Elizabeth, muchas gracias por la invitación y por pasarte por aquí. Ya me he inscrito en esta iniciativa tan interesante.

    ResponderEliminar
  6. pues entonces buscaré la primera parte, antes de embarcarme con este ¡gracias Hilario!

    ResponderEliminar
  7. De nada, Ale, yo sólo aviso. Espero no equivocarme.

    ResponderEliminar