25 de junio de 2010

Miguel Delibes. "El camino"


Un chaval de un pequeño pueblo tiene que irse a la ciudad para continuar sus estudios. La última noche antes de partir recuerda todas sus divertidas vivencias.

Una historia encantadora y muy bonita. Acompañamos al simpático personaje en sus travesuras, pasándotelo bomba. A pesar de eso, la historia está cargada de melancolía y añoranza. El libro se lee facilmente y el autor nos demuestra su dominio de la lengua, de forma sencilla y agradable. Ha sido de los pocos libros que me he leído dos veces. Muy aconsejable, para cualquiera que quiera disfrutar con literatura de la buena.

21 de junio de 2010

Santiago Herraiz. "Me queda Madrid"


Un chaval gallego llega a Madrid para estudiar en la universidad. Allí conocerá a su primer amor, se enfrentará a la crudeza de la vida y vivirá experiencias que le ayudarán a madurar.

Este libro no se lee, se devora. Hay novelas que te obligan a no dejar de leer, pero esta lleva esa idea al extremo. Se dirige a adolescentes, aunque no creo que las ideas que quiere transmitir lleguen a su público. Resulta entretenido, para pasar un buen rato.

14 de junio de 2010

Sándor Márai. "El último encuentro"


He estado mucho tiempo pensando como hacer esta entrada. Cuando acabas un libro así, necesitas un tiempo para digerirlo bien. No sé como expresarlo, pero a veces tienes la sensación de estar leyendo algo con mucho contenido. Y este ha sido uno de esos casos. Márai aprovecha su elegante estilo para ofrecernos una novela que te ataca por debajo de la línea de flotación.

El argumento trata de dos amigos, inseparables durante su juventud, que se han evitado durante cuatro décadas. La acción se situa en el momento en el que uno de ellos decide visitar al otro, para ajustar algunas cuentas pendientes. Su encuentro resulta ser apasionante. Contado de una manera magistral, toca temas como la amistad y el amor, y termina en un final que dice mucho más de lo que parece.

8 de junio de 2010

Un poquito de diversión por favor


En esta época del año empiezan a llegar a los cines las películas llamadas "blockbusters", que sería el equivalente cinematográfico a un "bestseller". Son producciones donde sólo prima una cosa: la diversión. La verdad es que después de un curso duro, lo único que quieres al sentarte a ver una película es pasártelo bien. Y os garantizo que yo lo logré con estas dos producciones.

Jon Favreau. "Iron Man 2"
Si habeis visto la primera parte, es exactamente igual: el mismo protagonista, que es genial y lo sabe, las mismas escenas de fabricación de la armadura, los mismos golpes humorísticos... Pero esta vez con más acción y sobretodo mucho más espectacular. ¿Guión? ¿Interpretaciones? Creo que no me has entendido.



Mike Newell. "Prince of Persia"
He estado dudando si poner al director (Mike Newell) o al productor (Jerry Bruckheimer), porque este último siempre hace el mismo tipo de películas. Aventuras, heroe, su chica, escenas espectaculares, un poquito de humor, y ya está. Produció entre otras: Piratas del Caribe, Armageddon, Pearl Harbor, o La Búsqueda. Si os gustaron esas, os gustará esta.

4 de junio de 2010

Lincoln Child y Douglas Preston. "El ídolo perdido"


En el museo de historia natural de Nueva York, empiezan a ocurrir extraños asesinatos. Un agente de policia y una investigadora del museo tendrán que enfrentarse a un terrible monstruo.

Leí este libro después de ver su versión cinematográfica (The relic) y una vez más me quedo con la versión escrita. La trama tiene un ritmo frenético, dosificando la información perfectamente, para mantener el misterio. Los personajes no defraudan, ya que no son los típicos superhombres americanos. Quiero seguir leyendo a esta pareja de autores, porque no me han defraudado para nada.